Nombrar la experiencia. Deseo y escritura femenina

Sentidos libres de lo femenino

 

La política de las mujeres. 

Módulo 1 

24-25 febrero 2018

 

La filosofía, la teología, la propia historia son discursos que han hecho pasar por invisibles e inaudibles las experiencias y palabras de las mujeres. A partir de los años 70 del siglo XX, filósofas y teóricas abren el campo de juego mostrando nuevas cartografías para pensar lo femenino. No es este el lugar para trazar el vasto mapa de nombres y teorías, pero a finales del pasado siglo, tal y como afirmara la filósofa Luce Irigaray (1932),

la diferencia sexual se proclama como una de las cuestiones fundamentales para volver a pensar.

A su vez, poetas y artistas de la experiencia recogen la necesidad de volver al propio cuerpo. La experiencia sexuada en femenino se pone en juego cuestionando lo dicho durante siglos sobre las mujeres y ampliando los sentidos para decir y nombrar la experiencia sexuada en femenino. Y mientras, al compás y sin perder el ritmo, las mujeres corrientes, fundadoras de vida y civilización, como ha señalado la filósofa Luisa Muraro (1940), llevan a cabo una revuelta de lo personal cuya impronta es la de la libertad femenina.

La escritura –la capacidad del lenguaje de crear realidad y, por lo tanto, simbólico– fue una herramienta fundamental dentro del movimiento de mujeres en el pasado siglo. Uno de los siglos más violentos de la historia humana en el que se ha dado, como señala la historiadora María-Milagros Rivera Garretas (1947), la única revolución pacífica y trascendente de la historia: la revolución femenina.

 

Este módulo recoge la importancia de la escritura como práctica política femenina

 

La necesidad de posicionar en otro lugar la subjetividad femenina, ahora pensada por las propias mujeres, llevó a un cuestionamiento radical de todos los discursos y disciplinas, junto con los idearios culturales que estos promueven sobre lo femenino. La escritura y el descubrimiento de una tradición femenina junto con la invención del separatismo femenino llevó a la toma de conciencia del estancamiento de la palabra y el deseo en las mujeres. A la necesidad y a la invención de prácticas y figuras para hacer del entremujeres un lugar gozoso.

Esa fractura –cuya potencia interesa seguir todavía– ha quedado plasmada en un negativo abierto en la obra literaria, poética y artística de muchas creadoras.

 

Este módulo recoge la importancia de la escritura como práctica política junto a otras prácticas nombradas por las mujeres de los años setenta en los grupos de autoconciencia y desvelando la dificultad de las mujeres para aceptar el feminismo o  ir más allá de él. La importancia de la práctica del inconsciente como lugar inaugural del cambio en la política femenina y la autoconciencia como camino en el entremujeres.

Iniciaremos la primera toma de contacto con nuestro cuerpo a través de su propio lenguaje en movimiento de cada una y en relación con las otras. Iniciando la abertura en la mirada y en el cuerpo a través del desplazamiento que el pensamiento de la diferencia sexual promueve y la biodanza permite.

  • Próximo módulo

  • Módulo 2. Cuerpo y desnudez.