Hijas de Lilith. El desvelamiento de lo femenino patriarcal.

 

Sentidos libres de lo femenino

 

Módulo 4 

20-21 enero

 

El pensamiento feminista ha mostrado cómo el patriarcado necesitó de la separación de las dualidades y de muchas operaciones filosóficas para imponerse y separar lo que estaba unido. Lo ha hecho estableciendo oposiciones culturales que hoy resultan naturales en una jerarquía en la que lo femenino siempre es considerado de menor valor. En ese juego perverso, las mujeres son el espejo en el que lo masculino se refleja elevando su valor y proyectando en lo femenino la sombra. 

La proyección del miedo a lo femenino que corroe los cimientos del patriarcado alcanza un momento culminante en el siglo XIX, en el que artistas y escritores reelaboran los viejos imaginarios patriarcales sobre lo femenino –culpables y pecadoras– presentando a las mujeres como peligrosas. La crudeza de la misoginia de finales del XIX no es casual cuando tenemos en cuenta que se trata del momento en el que el incipiente movimiento internacional feminista cuestiona la idea de feminidad vigente. Dicho cuestionamiento produce reacciones de muy diversa índole, la mayoría temerosas de los cambios sociales que promueve el feminismo y que cuestiona el modelo de familia, la división sexual del trabajo y todos los estereotipos de género. Todo ello, junto al miedo masculino, repercute y alimenta, las imágenes y estereotipos femeninos malévolos  de la cultura finisecular. Los fantasmas y las sombras de estas imágenes de mujer han llegado hasta nosotras a través del cine, la literatura y la publicidad.

Se trata de identificar lo reprimido para liberarlo a través del pensamiento y el movimiento.